Problemas y ventajas del biochip

Comparte esta noticia:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir

 

 

Elon Mus en 2017, en su empresa Neurolinks, construyó una interface que conecta el cerebro con cualquier tipo de ordenador, smartphones incluidos, de modo wifi o inhalalambrico, yendo más allá se conectaran cerebros con chips y más adelante con biochips. No olvidemos que actualmente ya es posible que el cerebro pueda ejecutar acciones con el pensamiento como mover objetos, incluso maquinas, toda una ayuda para personas con tetraplejía de la que pueden disfrutar y les hace la vida un poco más “agradable”. Según una de las grandes especialistas en Inteligencia Artificial (IA), la neurociencia será un elemento esencial en el futuro de IA, especialmente en las comunicaciones, tendremos muchas sorpresas con la telepatía.

 

Los neurograins o neurogranos, antecedentes de lo que probablemente sea el “biochip”, permitirán a las personas paralizadas por esclerosis lateral amiotrófica, embolia cerebral u otros trastornos similares salir de su encierro y comunicar sus necesidades y deseos a otros, operar programas de procesamiento de textos, controlar una silla de ruedas y otros elementos, la neuroprótesis (chips en el cerebro) les dará mejor calidad de vida o superar la enfermedad.

 

Esta tecnología abre nuevas posibilidades, e implican riesgos y problemas éticos. ¿Podrían hackers u otros robar datos internos de un cuerpo, usar el cuerpo de una persona en contra de su voluntad? Ante estos problemas Walter Glannon dice “Las prótesis neuronales nos obligan a reevaluar cómo pensamos en la responsabilidad de nuestras acciones”. ¿Qué vendrá después? El DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) para mejorar las habilidades militares. Incluso manejar drones con el cerebro aunque parezca de ciencia ficción.

 

Mark A. Attiah y Martha J. Farah especialistas en neuroética escriben “Los escenarios abiertos por las interfaces cerebro-ordenador conducen a interesantes preguntas sobre lo que significa ser humano”. Ante estos hechos y posibilidades presentes y futuras habría que preguntar ¿Seríamos humanos si pudiéramos hacer que otros se movieran o actuasen a partir de nuestro pensamiento? ¿Seríamos humanos si nuestras mentes nunca operasen independientemente de los demás?.

 

Dejar un comentario

Deja un comentario desde facebook sino quieres registrarte

Próximamente, entra en nuestra tienda