<<Dic 2018>>
lmmjvsd
26 27 28 29 30 1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31 1 2 3 4 5 6
Próximo Evento:
Fecha/HoraEvento
19/12/2018
19:30 - 21:00
Libro "La Lección del Sábado"
Presentación en la Sala Afundación del...
Histórico de Eventos



La barca de Dante

Responder a esta opinión

Respuestas: 0

La gente, según mis noticias, salió del cine antes de terminar la película, “La casa que Jack construyó” de Lars von Trier. El título tomado un cuento de Randolph Candecott, ilustrador victoriano que evolucionó del humor al terror para educar a los niños en los peligros del mundo. Un psicópata desciende al infierno de Dante acompañado de Virgilio, a medio camino entre un psicoanalista y un siniestro confesor. Trier, como Haneke, nos mantienen como rehenes voluntarios ante la pantalla, aunque solamente sea para sufrir y jurarnos a nosotros mismos que es la última vez que vemos sus películas. Que dios nos coja confesados…

https://www.lascimmiapensa.com/2018/05/15/lars-von-trier-poster/

La belleza del cuerpo masculino

Responder a esta opinión

Respuestas: 0

La década de los ochenta, con el virus del SIDA aterrorizando los cuerpos y las almas, Robert Mapplethorpe fué tachado de pornógrafo y degenerado, treinta años después sus hermosas fotografías de hombres atléticos y bien formados no escandalizarían a nadie. Son, sus fotos, como esculturas clásicas griegas de espaldas hermosas y virilidad tan explícita que no eran fáciles de contemplar para mucha gente En su última foto antes de morir, envejecido y enfermo, aunque tenía cuarenta y dos años, se deja ver con una calavera al más puro estilo de un Hamlet provocador, esperando tranquilamente la muerte. La pornografía, esa especie de gimnasia repetitiva que no deja lugar a la imaginación ni, mucho menos a los sentimientos, nada tienen que ver con la hermosa perfección de la obra de Mappelthorpe.

http://d3vjn2zm46gms2.cloudfront.net/blogs/2016/10/27004025/mapplethorpe_sigal_fig7_900.jpg

Agenda

Responder a esta opinión

Respuestas: 0

Tengo casi cincuenta personas en el Whatsapp, de los cuales no más de cinco son imprescindibles, otros cinco importantes, el resto están de adorno. Se trata de los que envían casi a diario, videos, buenos días y cosas así. Debería eliminarlos, pero no lo consigo. Me parece que ofendería a algunos de ellos, creo que es una falta de delicadeza por mi parte hacerlo. Así que ahí siguen, con su buena intención , pero sin mucho sentido. Me limito a contestar de vez en cuando, me imagino que los aliento para seguir haciéndolo. No me cuesta tanto contestar de vez en cuando, me digo, cuando me tienta eliminarlos. Así que ahí están, “amenazando”
algunas veces con una cita que casi nunca se materializa.

Ver todas las opiniones

Debes estar registrado para crear debates nuevos.

REGÍSTRATE