La lección del límite (DOLORES DIZ SCHRADER)

Comparte esta noticia:

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Imprimir

DOS DÍAS a pleno coaching en Santiago con profesionales del calibre de Robert Dilts. Magnifico, humilde y cercano. Para tomar nota. La humildad del líder, que nada tiene que demostrar. Ni éxitos ni fracasos, porque todo es parte del paquete.

 

Y me quedo con lo más profundo, me quedo con Iago Pérez Santalla. Diplomado en Educación Social y máster en Servicios Culturales. Autor de O ilímite de pensarte libre. Para los que los papeles y certificados son el “must have it”.

Iago para mí y , por suerte, para muchos es un humano ilimitado. Profundo, enérgico y humano. Iago tiene una parálisis cerebral que le limita en movimientos, pero gracias a su tesón y a la claridad de su cabeza lo ilimita en capacidades. Ilimitado en su amor a la vida, en su humor inteligente y provocador, en su capacidad para superarse y retarse.

Escuchándolo crecía en mí el deseo de que su voz resonara en todo los ámbitos, educativos, profesionales, porque Iago es un maestro en al arte de una vida plena: “Pienso en lo que puedo y no en lo que no puedo. Tengo más de lo que me falta. Por lo tanto tengo que disfrutar y dar lo mejor de mí”.

Mucha gente llega al coaching buscando precisamente eso, descubrir el ilímite dentro de sus límites. Saber que tienen más de lo que les falta, que no hay límites cuando el objetivo es dar lo mejor de sí. Y dar lo mejor de sí, no tiene nada que ver con lo corpóreo, con lo material. Tiene que ver con la capacidad de aportar al mundo nuestra diferencia, nuestra identidad única, nuestra gota de agua en el océano. Un coach puede ayudar a las personas a descubrir y a aportar esa gota al océano.

El coaching es una herramienta muy poderosa, liberadora de talento. Necesitamos evitar abrirlo a todos los ámbitos, la vida es más que una empresa y más que las capacidades profesionales. El coaching trasciende lo profesional porque pertenece a lo humano y lo humano abarca mucho más que lo que hacemos en el trabajo. Esto significa que la excelencia en sí no se puede medir solamente en horas de oficina, cada minuto cuenta, independientemente del escenario en el que nos hallemos.

Siguiendo a Iago: ¿Qué tienes y que puedes hacer con todo eso que tienes? Estoy segura de que mucho.

“El hombre es infeliz sólo porque ignora su naturaleza”, Paul Henri Holbach.

COACH EMPRESARIAL Y PERSONAL

Dejar un comentario

Deja un comentario desde facebook sino quieres registrarte

Próximamente, entra en nuestra tienda