Los Idus de Marzo

El cercano Foros El Cercano.com Los Idus de Marzo

Mostrando 2 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #30023
      Hannibal
      Participante

      La desaparición de la Iglesia durante la pandemia es más que notoria. Ya no existe el castigo divino por nuestros pecados veniales ni capitales. Eso ya se resolvió en Lisboa. Así que e clero se ha quedado sin respuestas a tanto mal. No queda otra que el sálvese quien pueda, es decir, colarse para ponerse la vacuna. Sería comprensible en los ateos pero en el clero tiene delito. Se supone, para ellos, que existe otra vida mejor que esta, así que vacunarse, es una negación explícita y descarada a sus creencias. Reunirse con su dios debería estar por encima de una vacuna por la que se pelea una humanidad ignorante que no sabe de teología, ni cree en nada de nada. Humanos, demasiado humanos han resultado ser que, por no tener, ni siquiera tienen solidaridad para esperar su turno y que, otros que las necesitan más, les den lecciones de moral. Nunca se ha visto tan claro que la ciencia le ha ganado la partida a la religión y a sus ministros. Mi vida por una vacuna !!!

    • #30095
      Moncho
      Moderador

      Hannibal, no comparto tu opinión. La iglesia es mucha gente, buena y mala, pero me quedo con aquella que se está dejando la vida por ayudar al prójimo más necesitado. Las comidas de Cáritas alimentan a cantidad de personas que todos vemos en colas enormes, y las personas mayores que son católicas no pierden la misa diaria que se televisa en distintas cadenas. Lo pienso desde la antipatía que le he cogido a gran parte del clero que he conocido y ha sido de lo más injusto en causas que conozco muy cercanamente. Saludos

    • #30099
      Hannibal
      Participante

      Respuesta corta:
      Los privilegios van unidos a responsabilidades. Cuantos más “galones” más se amplifican las consecuencias de sus actos y, más dañinos son. Sobre todo, para los que se comportan y sacrifican por los demás, que son muchos. A esos, son a los que más perjudican. Por eso, no entiendo por qué no sale a la palestra, la propia Iglesia a afearles su conducta y dejar claro que, no todos son como los obispos vacunados, haciéndose pasar por capellanes. Su credibilidad depende de la excelencia moral , si no en lo privado, sí en lo público. Cicerón lo dejó muy claro: sabiduría, justicia, templanza y magnanimidad. La Iglesia no puede ni debe permitir esos comportamientos . Es la primera interesada en aclararlo para recuperar el respeto de los creyentes y de las ovejas descarriadas. No queremos lo mismo de los políticos? Pues eso.

Mostrando 2 respuestas a los debates
  • Debes estar registrado para responder a este debate.
Ir arriba