La seducción de la melancolía

El cercano Foros El Cercano.com La seducción de la melancolía

Este debate contiene 2 respuestas, tiene 2 mensajes y lo actualizó  Hannibal hace 1 semana, 4 días.

  • Autor
    Publicaciones
  • #22972

    Hannibal
    Participante

    Buscamos nuestro lugar en el mundo a través de los que se nos parecen. Por eso, siempre acabamos en los mismos sitios, leemos los mismos libros y frecuentamos idénticos lugares. Así llego hasta Sandor Marai y con él me deleito días enteros. Algunos fragmentos de “El último encuentro” parecen escritos como si las mentes se comunicaran a través de océanos de tiempo:

    ” La música, le tocaba tan de cerca, como si le estuvieran tocando el cuerpo… Le decía algo que los demás no podrían comprender”

    “Uno, siempre conoce la verdad. La verdad oculta tras las apariencias, tras las máscaras, tras las distintas situaciones que nos presenta la vida”.

    La soledad es un estado muy peculiar. A veces se presenta llena de peligros y de sorpresas. Conozco todas sus variantes”

    ” Pero así es el hombre, que incluso inteligente y experimentado puede hacer muy poco en contra de su naturaleza y sus obsesiones..”

    “Somos capaces de conformarnos con cualquier cosa, con cualquier arreglo incluso con el más vil y cobarde. Mira a tu alrededor y encontrarás las mismas soluciones a medias…”

    Tan dolorosamente humano que, con las tres ces Consuela, Conmueve y Cautiva.

  • #23108

    Conde Lica de Za
    Participante

    A mis años, he observado, de forma lamentable, que el mundo se divide en listos (que no inteligentes) y tontos. En todo lo que queda en medio, somos muy parecidos o iguales, a pesar de que cada uno de nosotros nos creamos únicos y como tal importantes. Anotación ésta última que también desaparece cuando somos conscientes de pertenecer al segundo grupo nombrado.

  • #23109

    Hannibal
    Participante

    Somos mezcla. La mayoría no actuamos de forma coherente de ahí que, muchas veces, somos los primeros sorprendidos por nuestro comportamiento. Unos extraños para nosotros mismos Somos máquinas de arrepentimiento por hacer, por no hacer, por pensar demasiado o no hacerlo en absoluto. A qué grupo pertenecemos deberíamos preguntárselo a un enemigo o a un amigo enfadado. En cualquier caso, casi todos sabemos de qué pié cojeamos, con un alto porcentaje de acierto. Como dice Márai en mi comentario anterior, uno siempre conoce la verdad oculta.

Debes estar registrado para responder a este debate.